Saltar la navegación

NEIBA y GUAYUBÍN 1863

Neiba

El 3 de febrero de 1863 Cayetano Velázquez junto a un grupo de patriotas asaltaron la casa del comandante español en Neiba, Domigo Lazala.  Los rebeldes se apoderaron de las municiones y el armamento.  Poco tiempo después la acción fracasó por falta de preparación; el alcalde ordinario de Neiba hizo preso al jefe del movimiento y los que le seguían se rindieron sin disparar un tiro.  Nunca se ha podido confirmar si hubo algún vínculo con los hechos sucedidos en Guayubín semanas después.

Guayubín

El 21 de febrero de 1863 un implicado borracho llamado Nolberto Torres, recibió el saludo de un militar español y Nolberto le contestó que dentro de cinco días es que van a ver que es lo que viene.

Los realistas españoles descubrieron la trama que había planeado el hacendado Santiago Rodríguez y los rebeldes dominicanos debieron actuar rápido, pudieron hacer prisioneros a las tropas españolas en Guayubín y dominaron Montecristi.  Participaron Juan Ant. Polanco, Benito Monción, Pedro Antonio Pimentel, José Cabrera, Nolberto Torres y otros. 

Las tropas españolas en Sabaneta debieron huir ante el ataque del alcalde Santiago Rodríguez y sus seguidores.  Los realistas dirigidos por el comandante José Antonio Hungría iniciaron su ataque acercándose desde Santiago.

Hungría tomó el control en Mangá pues los patriotas no pudieron resistir el ataque español.  El día 5 de marzo Hungría avanzó a El Guanal, camino de Dajabón.  Sabaneta cayó en manos españolas nuevamente.

El 24 de febrero en Santiago los españoles tomaron el control de la rebelión que se había iniciado en esta comunidad y otras.  Arrestaron a varios patriotas, otros lograron escapar perseguidos por los realistas.  Monción, Pimentel, Luperón, Cabrera y Santiago Rodríguez entre ellos. 

El 28 de febrero, el Capitán General Felipe Ribero, decretó un estado de sitio en todo el territorio.

El comandante español de Santiago, José Hungría, fue sustituido por Manuel Buceta.  El 17 de abril de 1863 fueron fusilados Eugenio Perdomo, Carlos de Lora, Vidal Pichardo y Pedro Ignacio Espaillat.  Una comisión militar española emitió treinta sentencias de muerte en contra de los rebeldes detenidos o prófugos.

Significa un momento de crisis social donde las fuerzas armadas pueden reprimir a la población para garantizar la paz.  Es similar a una situación de guerra.  Durante el estado de sitio quedan en suspenso los derechos y garantías ciudadanas.

Reflexión

¿El hecho de que el paisano Nolberto Torres estuviese borracho cuando reveló la acción que se aproximaba a finales de febrero de 1863, resta valor a la insurrección patriótica?