Saltar la navegación

BATALLA DE SANTIAGO

El Monumento a los héroes de la Restauración en Santiago.

Croquis de Santiago en 1863

CLIC AQUÍ PARA ACCEDER A ESTE RECURSO EN PANTALLA COMPLETA

Cercando al enemigo

Gaspar Polanco -quien recientemente prestó servicios al ejército español- llegó a Santiago con más de 1000 hombres para combatir a los españoles.  El 30 de agosto se iniciaron los enfrentamientos en Santiago.  Gaspar Polanco se enfrentó a los comandantes Buceta y Hungría quienes debieron refugiarse en la fortaleza de San Luis.  Los patriotas sitiaron (cercaron) la ciudad.

El 30 de agosto desembarcaron 2,200 soldados españoles en Puerto Plata para reforzar la posición de Santiago.  Esto representaba un peligro para los rebeldes quienes les hostigaban durante el camino.

Pepillo Salcedo atacó la posición de "El Castillo" el 1 de septiembre logrando hacer retroceder a los ocupantes. 

Refuerzos españoles en Santiago

Las tropas españolas que marchaban desde Puerto Plata, bajo el ataque de los patriotas, empezaban a llegar a la ciudad.  El 6 de septiembre de 1863, las fuerzas españolas anexionistas lograron entrar a la Plaza de Armas de Santiago. El dominicano Gregorio de Lora, murió en las puertas de la Fortaleza San Luis, donde estaban unos 900 soldados del ejército español.

Benito Monción, atacaba desde "El Castillo", con fuego de artillería; Gregorio Luperón marchó acercándose a la fortaleza y Gaspar Polanco, marchó por la calle de La Barranca o de la Iglesia, con dos piezas de artillería.

Gaspar Polanco recibió el dato de que los realistasel Juan Suero y Manuel Cappa avanzaban a Santiago por el camino del arroyo de Jacagua en el norte.  Polanco salió a su encuentro.

Se dispuso también controlar los fuertes de Dios, Patria y Libertad, y una artillería en el flanco derecho del Fuerte de Dios, aprovechando la cobertura de un bosque en ese lugar.

Incendio en Santiago

Al observar que la fuerza española atacaba con un total de 3 mil cien hombres (2200 que llegaro de Puerto plata y 900 en Santiago), con mejores armas y disciplina militar.  En desesperación el 6 de septiembre los patriotas incendiaron Santiago para dejar menos espacio, expulsar a los españoles y evitar que se reorganizaran junto a las tropas que llegaban desde Puerto Plata. 

Esquivando el incendio de la ciudad, las tropas españolas recien llegadas lograron avanzar hasta la iglesia y la cárcel vieja.  A las tropas dominicanas se les terminaban las municiones y esperaban algunas desde La Vega y Moca.  Esto hizo que hubiese deserciones en el lado de los restauradores.

Españoles retoman posiciones

Los realistas tomaron el Fuerte Dios y luego atacaron el Fuerte Libertad, bajo las órdenes de Quiroz y Velazco, para recuperarlo después de un combate de 4 horas que le costó 153 bajas .

Ante la desesperanza de una derrota, el comandante Gregorio Luperón animó las tropas y dispuso la posición de los cañones.  Al llegar las municiones, se reinició el fuego de fusiles y artillería acorralando el ejército e impidiendo su avance.

Ejército español se escapa

El 14 septiembre los realistas estaban acorralados, estancados, con pocos alimentos y agua, pidieron un alto al fuego e iniciaron negociaciones con los restauradores.  Los patriotas exigíeron la entraga de las armas y municiones.  Buceta y sus tropas se negaron, más adelante explotaron el polvorín y escaparon bajo fuego de regreso hacia Puerto Plata.  Pepillo Salcedo y Gaspar Polanco les persiguieron.  El dia 21 les emboscaron en El Carril y El Limón provocando numerosas perdidas.

Ya en Puerto Plata las tropas realistas se embarcaron hacia Santo Domingo, un lugar seguro para ellos.

Conclusión y acciones

La batalla de Santiago fue el enfrentamiento más prolongado de la guerra, duró 15 dias. 

Ante el triunfo de los patriotas se enviaron emisarios e iniciaron vigias en San José de Ocoa (antes Maniel), Valle Nuevo, Bonao, Piedra Blanca, Azua y San Juan de la Maguana.  Los enfrentamientos sucedieron varios meses después en la región oriental, la parte sur del país y en Yamasá.

Cuando un soldado abandona su ejército.

Reflexión

El incedio de Santiago fue una acción desesperada provocada por la escasez de armas, municiones y soldados entrenados.  En esas condiciones ¿hubieses tomado una decisión similar?